Farmacia Online
farmacia angulo blog 132

Sabañones: ¿Por qué aparecen y cómo evitarlos?

En la estación invernal, el frío y la humedad se alían para atentar contra la piel, provocando un debilitamiento y pérdida de su barrera hidrolipídica. Además, estas condiciones climáticas originan una molesta y dolorosa afección llamada eritema pernio o perniosis, mejor conocido como sabañones.

Las partes más afectadas por los sabañones suelen ser los pies, la nariz, las orejas y las manos, por tratarse de zonas de terminación de vasos sanguíneos, donde la circulación es más escasa.

LADIVAL

Como es una fuente de preocupación para todos, especialmente cuando se acerca la temporada fría, este post se dedica a explicar cuáles son las causas y los síntomas de los sabañones, también las medidas preventivas para evitarlos y el tratamiento para curarlos.

¿Por qué se producen los sabañones?

Aunque a ciencia cierta no se sabe cuál es la causa exacta de la aparición de los sabañones, generalmente se atribuye a factores climáticos, como los cambios bruscos de frío a calor o las exposiciones prolongadas a bajas temperaturas.

El doctor Raúl de Lucas, dermatólogo del Hospital La Paz de Madrid, explica que los sabañones se producen a consecuencia del frío “debido a una contracción de los vasos sanguíneos en la parte distal de los miembros, es decir, en los pies, en las manos, en los dedos o, incluso, en las orejas”.

Entre otras causas que pueden ocasionar el eritema pernio podrían contarse:

  • Enfermedades del sistema circulatorio.
  • Patologías autoinmunes o del tejido conectivo, como el lupus eritematoso.
  • Las mujeres son más propensas a desarrollar esta lesión.
  • El alcoholismo, tabaquismo y la malnutrición.
  • Usar zapatos abiertos en invierno.

Factores de riesgo para contraer sabañones 

Avene

El Colegio Oficial de Podólogos de Castilla–La Mancha incluye entre los factores que incrementan el riesgo de tener sabañones los siguientes: 

  • Tener una mala circulación de la sangre.
  • Padecer de artritis reumatoide.
  • Sufrir de vasculitis. 
  • Tener la enfermedad de Raynaud.
  • Personas de la tercera edad, debido al sedentarismo y poca movilidad.
  • Los cambios hormonales en las mujeres.
  • Peso corporal por debajo del correspondiente.
  • Abuso de bebidas alcohólicas.
  • Tener crioglobulinemia, enfermedad rara en la que se producen unos anticuerpos que precipitan con las bajas temperaturas.

Síntomas de los sabañones

La Doctora Rosa Díaz Díaz, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Infanta Sofía de Madrid explica que los sabañones son una lesión de la piel que se detecta a simple vista, y aunque suelen desaparecer por sí solos en corto tiempo, lo mejor es acudir a un médico para confirmar el diagnóstico.

Por otra parte, el Instituto Catalán del Pie dice que “la sintomatología comienza con una sensación de quemazón y hormigueo dando paso a picor o prurito importante”.

Se podría decir que sus síntomas más comunes son:

  • Enrojecimiento de la zona en manos, pies u orejas, que puede tornarse en color morado con el paso de los días.
  • Inflamación moderada, que en el caso de los pies, puede hacer muy incómodo el calzarse.
  • Sensación de hormigueo y ardor.
  • A veces puede presentarse dolor agudo. 
  • Aparición de ampollas o úlceras en la zona afectada.
  • En los casos más severos, los pacientes pueden sufrir secuelas atróficas y deformidades.

¿Cómo tratar los sabañones?

El tratamiento de los sabañones incluye medidas básicas que se pueden realizar en casa para mitigar sus efectos hasta que desaparezcan. Algunas de ellas son:

  • Recalentar suavemente la piel afectada, sin masajear, frotar o aplicar calor directo.
  • Evitar la exposición al frío. Aplicar loción para aliviar la picazón.
  • Limpiar la piel afectada con un antiséptico y colocarle un vendaje suave para prevenir infecciones.
  • Dejar de fumar, porque esto puede contraer los vasos sanguíneos y retardar la cicatrización de las heridas.

Estas recomendaciones son las que por lo general dan los expertos en podología para tratar estas lesiones.

Ahora bien, si aún así el problema persiste hay que tratarlos de manera interna, por lo que es el momento de recurrir a la ayuda médica y a los fármacos que estos prescriban. 

¿Qué medicamentos emplear para tratar los sabañones?

El doctor Julio Gil, miembro de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Dermatología, resalta lo importante de acudir al médico ante las primeras evidencias, “porque la inflamación puede volverse crónica y corre el riesgo de infectarse”.

En este sentido, la medicación para tratar los sabañones persigue el objetivo de mejorar la circulación sanguínea del paciente, con tratamientos que favorecen la dilatación de los vasos sanguíneos. Además, como una de las complicaciones de los sabañones es la aparición de ampollas y de úlceras en la piel que pueden infectarse, hay que atacar este peligroso síntoma también.

Los tratamientos farmacológicos aplicados en estos casos son:

  • Un corticosteroide tópico. La aplicación de una crema con corticosteroides en los sabañones podría contribuir a que desaparezcan las lesiones.
  • Geles y pomadas. Estas pomadas y geles pueden ayudar a aliviar el dolor, el picor y el escozor que producen los sabañones.
  • Nifedipina (Procardia). Esta clase de medicamentos para tratar la presión arterial permiten dilatar los vasos sanguíneos y mejorar la circulación.

¿Cómo evitar los sabañones?

Para las personas que tienen los factores que predisponen a los sabañones, puede ser muy difícil evitarlos. Sin embargo, hay algunos consejos que son de mucha utilidad tanto para ellos como para la población en general.

Las recomendaciones de los especialistas en dermatología y podología para la prevención de los sabañones son estas:

  • Evitar la exposición al frío.
  • No exponer las manos ni los pies directamente a la estufa o al radiador.
  • Usar ropa amplia que no comprima la circulación y retenga el calor corporal.
  • Utilizar guantes y huir del viento.
  • Emplear calzado impermeable y calcetines de algodón para evitar el frío.
  • Realizar ejercicio físico con regularidad.
  • Dejar en su totalidad el tabaco.
  • Aumentar la ingesta de alimentos ricos en vitaminas A, C y D.
  • Masajear las zonas propensas para estimular el flujo sanguíneo.
  • Aplicar cremas hidratantes para mitigar la sequedad de la piel.

Aunque con la llegada del invierno se potencia el riesgo de contraer los molestos sabañones, desde ya se pueden adoptar un conjunto de medidas que reducen la posibilidad de padecerlos, ¡con cuidado y prevención se puede vencer al sabañón!

4.7/5 - (48 votos)

Licenciado en farmacia por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Toledo y la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha: Nº de colegiado: 1793. Diplomado en nutrición humana y dieta. Técnico en Ortopedia. Especialista en nutrición deportiva.