Farmacia Online
Qué es la dieta mediterránea y en qué consiste

¿Qué es la dieta mediterránea y en qué consiste?

El uso de las dietas puede tener diferentes razones. Algunos las llevan a cabo para adelgazar, otros como parte de su tratamiento médico, etc. Sea cual sea el motivo, todos se relacionan con el bienestar físico, por lo que elegir la mejor dieta resulta muy importante. Por ello, muchos expertos nutricionistas consideran la dieta mediterránea como la mejor.

¿Qué es la dieta mediterránea? ¿Cuáles son los beneficios que aporta al cuerpo? A continuación veremos las respuestas. También analizaremos si hay algún riesgo para quienes usan esta dieta.

LADIVAL

¿De qué trata la dieta mediterránea?

La dieta mediterránea debe su nombre a la forma de alimentación de los países cercanos al mediterráneo. Su principal objetivo es que la persona baje de peso, aunque no es el único. Muchos la recomiendan para mejorar la salud en general. De hecho, para el año 2010, la Unesco la incluyó en la lista de patrimonios inmateriales de la humanidad.

Esta dieta, abreviada como DMed, cuenta con una gran cantidad de vegetales, cereales y verduras. Por otra parte, el consumo de carnes, sobre todo la roja, se reduce al máximo, aunque se puede incluir de vez en cuando. Los dulces también son muy limitados en el plan de alimentación.

Beneficios de la dieta mediterránea

Avene

Gracias a los muchos beneficios que aporta, diferentes instituciones reconocidas en todo el mundo recomiendan el uso de la dieta mediterránea. Veamos algunos.

Previenen las afecciones cardiovasculares

La Sociedad Española de Cardiología publicó un estudio titulado Beneficios de la dieta mediterránea. Estudio PREDIMED. En este se muestran los resultados de una evaluación realizada haciendo uso de los alimentos de la DMed, en comparación con quienes no siguen este plan de alimentación. 

Se demostró que la DMed contribuye a disminuir el riesgo de las enfermedades cardiovasculares. También tiene la capacidad de prevenir los accidentes cerebrovasculares.

Mejoran la salud en general

Un estudio llevado a cabo en Chile también destaca lo positivo que es seguir la DMed para nuestra salud. Esta publicación de nombre Evidencia actual sobre los beneficios de la dieta mediterránea en la salud, confirma que muchos problemas de salud crónicos se pueden prevenir, y tratar, gracias a una alimentación adecuada, como la que se sigue a través de la dieta mediterránea.

Favorecen el tránsito intestinal

La capacidad de mejorar el tránsito intestinal, eliminando afecciones como el estreñimiento, es posible con esta dieta gracias a la gran cantidad de fibra que se consume, la cual está presente en los vegetales, cereales y otros alimentos.

Contribuye al funcionamiento cerebral

El funcionamiento del cerebro se ve mejorado gracias a los alimentos de la DMed, especialmente la memoria. Y no solo permite recordar muchas más cosas que antes, sino que ralentiza la degeneración neuronal que sufrimos, permitiendo que la capacidad cognitiva se mantenga por mucho más tiempo.

Limita la diabetes

Los alimentos incluidos en este plan de alimentación cumplen dos funciones ante la diabetes. Por un lado, previene la aparición de este padecimiento gracias a que permite regular la cantidad de azúcar en la sangre. Y, por otra parte, si la persona ya está padeciendo de esta enfermedad, también le ayuda a disminuir los síntomas causados por ella.

Clasificación de alimentos en la dieta mediterránea

A continuación veremos en detalle los alimentos que se pueden incluir, y cuáles no, en la dieta mediterránea. Para ello, nos basaremos en la información suministrada por la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. Es bueno señalar que los precursores de esta dieta destacan que permite comer mucho y, al mismo tiempo, mantener o bajar de peso.

  • Vegetales. Se pueden incluir todos, sin importar la cantidad de estos.
  • Cereales. También se pueden consumir todos los que la persona desee.
  • Fibra. Siempre y cuando sea de origen natural, se puede agregar a las comidas diarias.
  • Aceite. Este es uno de los puntos más importantes en la dieta. Solo se puede usar aceite de oliva. Esto se debe a que, además de ser natural, es muy saludable.
  • Pescado. Es una de los pocos alimentos que se pueden comer sin limitar la cantidad.
  • Carnes. Las carnes rojas no están prohibidas por completo, pero su consumo es muy limitado. De hecho, la nutricionista Julia Farré señala que es mejor si se evita comerla.
  • Dulces. Aquí hacemos alusión a los postres y demás productos con gran cantidad de azúcar. Es mejor no comerlos, o al menos limitar su consumo al máximo.
  • Lácteos. Tanto la leche, como los productos fabricados con ella se deben eliminar de la dieta.
  • Huevos. Para estos aplica lo mismo que en el caso de las carnes rojas o los lácteos. Solo se pueden comer muy de vez en cuando.

Como podemos ver, hay una gran cantidad de alimentos aprobados en la dieta mediterránea. Esto es positivo porque no se tiene que comer lo mismo todo el tiempo.

Riesgos y contraindicaciones de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea es muy saludable, por lo que no está contraindicada para ninguna persona. Sin embargo, hay ciertos puntos que no se deben pasar por alto para siempre proteger la salud. Por ejemplo, algunos minerales se obtienen solo a través de las carnes rojas, lácteos o huevos, pero como la dieta limita su consumo, es posible que sus niveles bajen. 

Además, la DMed suele incluir el consumo de vino, sobre todo para acompañar las comidas. Pero, la salud de algunas personas se podría ver comprometida si ingieren alcohol. Tal es el caso de quienes presentan tendencia al alcoholismo, padecen alguna afección que se complique con el alcohol o las embarazadas. En estos casos, se debe evitar la ingesta de alcohol.

Otro de los aspectos importantes a considerar tiene que ver con la cantidad de aceite usado en la dieta. Aunque sea de oliva, si se consume muchas veces o la cantidad es muy alta, podría causar el aumento de peso, algo contrario a lo que se busca con la dieta mediterránea.

Conclusión:

Por todo lo anterior, se recomienda consultar a un médico nutricionista antes de iniciar la dieta mediterránea. Así se podrán conocer qué medidas tomar, dependiendo la condición y las circunstancias de cada persona.

5/5 - (2 votos)

Licenciado en Farmacia por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Toledo y la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha: nº 1793. Diplomado en nutrición humana y dietética. Técnico ortopédico. Especialista en nutrición deportiva.