Farmacia Online
glucosa

¿Qué es la Glucosa y cuál es su función?

La glucosa es para el cuerpo humano lo que la gasolina para un coche, la fuente de energía para desarrollar con normalidad la actividad diaria. No cabe duda de que para el buen funcionamiento mental y físico se requiere de ella. Con todo, debe procurarse un equilibrio en el consumo de la glucosa, pues tanto en niveles bajos como altos, es perjudicial para la salud.

Este artículo servirá para detallar algunos alimentos que contienen glucosa, así como las funciones que esta cumple, tal vez a muchos sorprenda lo práctico que resulta conocer más a fondo este tema.

LADIVAL

¿Qué es la glucosa?

  • Fórmula: C₆H₁₂O₆
  • Masa molar: 180,156 g/mol
  • Densidad: 1,56 g/cm³
  • Denominación de la IUPAC: D-glucose
  • Punto de fusión: 146 °C (419 K)
  • Soluble en: Agua, Ácido acético
  • Clasificación: Glúcido, Monosacárido, Azúcar reductor

A la glucosa suele llamársele azúcar en la sangre. Se trata del más simple de los carbohidratos, lo que lo hace un monosacárido, es decir, que tiene un azúcar.

Puede considerarse una molécula básica para el organismo, ya que es la principal fuente de energía para realizar las funciones corporales. Se trata de un hidrato de carbono que se obtiene de la alimentación en azúcares, frutas, cereales, legumbres, hortalizas y leche.

Funciones de la glucosa

Avene

La glucosa es la principal fuente de energía para el correcto desempeño de las tareas biológicas, como el latido cardíaco, la digestión, la respiración, la multiplicación de células y la reparación de tejidos, también incide en la temperatura corporal y los movimientos musculares.

Tras la ingestión de azúcares, este monosacárido viaja por el torrente sanguíneo, almacenándose en forma de glucosa en el hígado, que la convierte en energía mediante el proceso de respiración celular; una parte se transforma en grasas, mientras que una gran cantidad sigue circulando hasta llegar a distintos órganos y tejidos, otorgando la energía requerida para sus funciones.

¿Cuáles son los niveles normales de la glucosa?

El organismo regula que haya niveles de glucosa en sangre de entre 70 y 110 mg/dl, lo que se considera el intervalo de normalidad.

Para lograr este cometido el organismo emplea dos hormonas que produce el páncreas: la insulina, encargada de disminuir los niveles de glucosa en sangre y de insertarlas en las células; y el glucagón, que contraria a la anterior, aumenta los niveles de glucosa en sangre, consiguiendo principalmente de las reservas hepáticas.

Ahora bien, cuando el metabolismo de la insulina no funciona eficazmente, las células de los tejidos dejan de asimilar correctamente la glucosa y esta se acumula en la sangre. Así que, cuando los niveles de glucosa en la sangre en ayunas se sitúan entre 100 y 125 mg/dl y después de comer entre los 140 y los 199 mg/dl, se debe disparar la alarma para una persona.

Estas cifras se consideran un estado prediabético. Se habla de diabetes cuando la glucemia se sitúa por encima de 126 mg/dl en ayunas y de 200 mg/dl dos horas después de las comidas.

¿Cómo medir la glucemia?

Después de ingerir alimentos, se produce un súbito aumento de los niveles de glucosa en sangre. Ante esto, de inmediato entra en escena la insulina, cuya producción se incrementa para hacer frente a este aporte de glucosa y lograr restablecer los valores normales.

Por esa causa, para el análisis de glucemia, se toma una muestra de sangre después de un ayuno de al menos ocho horas. En personas sanas esta medición suele incluirse en cualquier analítica de sangre u orina.

Tratándose de personas diabéticas, cada mañana antes de desayunar, deben medir sus niveles de glucosa en sangre. Para esto es muy útil el uso de un glucómetro, un aparato en el que se introduce una tira reactiva impregnada con una gota de sangre obtenida mediante una punción en un dedo de la mano, para conseguir el resultado en apenas unos segundos.

En el caso de pacientes con diabetes no controlada o mujeres embarazadas con riesgo de desarrollar diabetes gestacional, se recurre a pruebas como la de tolerancia a la glucosa oral o la de la hemoglobina glucosilada.

¿Qué sucede si los niveles de glucemia no son regulados?

Aunque no se puede vivir sin glucosa, lo cierto es que existen muchas enfermedades relacionadas con esta sustancia, de estas la más importante y conocida es la diabetes.

En presencia de esta enfermedad, no se produce insulina o existe una resistencia ante ella. Esto representa un grave problema, por cuanto la insulina es la que permite que la glucosa pueda pasar al interior de las células. De lo contrario, estas dispondrán de menos cantidad de esta molécula, lo que conduce a daños en los vasos sanguíneos, el corazón y los riñones.

A largo plazo si los niveles de glucosa no son regulados pueden ocasionar una diversidad de condiciones, tales como:

  • Neuropatía.
  • Enfermedades cardíacas.
  • Ceguera.
  • Infecciones de la piel.
  • Problemas en las articulaciones y extremidades, especialmente los pies.
  • Deshidratación grave.
  • Coma.

¿Cómo evitar tener altos niveles de glucosa en la sangre?

A continuación, se presentan algunas medidas prácticas que se pueden implementar para prevenir niveles altos de glucosa y con ella sus consecuencias para la salud.

  • Eliminar el azúcar y los carbohidratos refinados de la dieta. Un análisis detallado de 37 estudios descubrió que las personas con ingestas más altas de carbohidratos de digestión rápida, tuvieron 40% más probabilidades de desarrollar diabetes.
  • Hacer ejercicio con regularidad. El ejercicio aumenta la sensibilidad de las células a la insulina. Además, cuando se practica, se requiere menos insulina para mantener los niveles de azúcar en la sangre bajo control.
  • Consumir mucha agua. Debe preferirse el agua por encima de las bebidas con alto contenido de azúcar y conservantes. Algunos estudios han relacionado el consumo de agua con tener un mejor control del azúcar en la sangre y de respuesta a la insulina.
  • Optimizar los niveles de vitamina D. Se ha demostrado que cuando las personas toman suplementos de vitamina D, mejoran el funcionamiento de las células productoras de insulina y sus niveles de azúcar en la sangre se normalizan.

Alimentos con contenido de glucosa

Algunos alimentos tienen un alto contenido de glucosa y pueden consumirse con total confianza, pero siempre en la justa cantidad. Ahora bien, si se padece diabetes hay que consultar con un médico la dieta a seguir.

Entre los alimentos con glucosa están los siguientes:

  • Productos lácteos. Los yogures naturales son más sanos que los de sabores, que cuentan con una mayor cantidad de azúcares. Otros lácteos muy buenos son la leche de almendras o la leche de cabra.
  • Frutas secas. Son muy saludables, aunque algunas firmas comerciales le añaden azúcar extra. Por eso, es mejor consumir productos naturales.
  • Panes. Algunos tipos de pan tienen elevados niveles de glucosa, aunque eso varía en función de la fabricación.
  • Cereales. También cuentan con azúcares agregados, por lo que deben consumirse con moderación. Hay que evitar el exceso de arroz blanco y barras de cereales.

La alimentación balanceada aunada a hábitos de vida sanos pueden hacer que se disfrute de los dulces beneficios de la glucosa, a la vez que previene de los amargos efectos de su abuso.

5/5 - (25 votos)

Licenciado en farmacia por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Toledo y la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha: Nº de colegiado: 1793. Diplomado en nutrición humana y dieta. Técnico en Ortopedia. Especialista en nutrición deportiva.