Farmacia Online
afasia

Afasia: Qué es, tipos, causas y tratamiento

El gran porcentaje de personas utilizamos la comunicación oral para comunicarnos. Nuestra capacidad de hablar, encontrar las palabras adecuadas, entender, leer, escribir y gesticular es tan automatizada y constante que muchas veces no nos damos cuenta de ello. Sin embargo, en el momento en el que aparece un daño o alteración a nivel de la corteza cerebral, uno o varios de los componentes del uso correcto del lenguaje se ve perjudicado y da lugar al trastorno del lenguaje denominado como Afasia.

Muchas de las personas afectadas por este trastorno también presentan síntomas como paresia y alteraciones relacionadas con:

LADIVAL
  • Acciones motoras conscientes
  • Observación del entorno
  • Concentración
  • Memoria
  • Intención comunicativa

Probablemente sea la primera vez que el lector se encuentre con el término «afasia». Seguro que le pueden surgir dudas y preguntas como: ¿Qué es la afasia? ¿Cómo aparece y qué problemas adicionales causa?

En este artículo vamos a conocer a fondo este trastorno y veremos cómo es posible ayudar a las personas que lo padecen.

Entonces, ¿Qué es la afasia?

La afasia es un trastorno adquirido del lenguaje que suele estar asociado a la disfunción del área cortical correspondiente. A diferencia de otros trastornos del lenguaje como por ejemplo la disartria (caracterizada por una mala ejecución motora durante el acto del habla), la afasia imposibilita la formación de un discurso y recepción y/o comprensión del mismo. Normalmente, la afasia es un signo inespecífico de una enfermedad cerebral que va desde los trastornos circulatorios hasta las consecuencias de una lesión cerebral traumática, etc.

¿Cuáles son las causas de la afasia?

Avene

Los factores que contribuyen a la aparición del trastorno puede ser cualquier proceso patológico que afecte a los centros cerebrales de la corteza frontal, temporal o parietal, así como a las vías nerviosas que conectan estas zonas del cerebro. Esto afecta a los centros del habla en las zonas mencionadas anteriormente y, en consecuencia, afecta a la formación del lenguaje hablado y a su adecuada pronunciación y/o articulación.

La causa exacta de la afasia sólo puede determinarse tras un examen exhaustivo del paciente y de la enfermedad subyacente. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Un proceso tumoral en el cerebro;
  • Trastornos circulatorios agudos o crónicos, infarto de miocardio;
  • Lesión cerebral traumática;
  • Absceso cerebral y procesos infecciosos (bacterianos y/o víricos);
  • Consecuencias de la epilepsia, en la que un foco epiléptico perturba el funcionamiento normal del cerebro;
  • Intoxicación por metales pesados o venenos;
  • Enfermedades asociadas a la ruptura de la mielina, la proteína que asegura la conducción de los impulsos nerviosos a lo largo de las fibras;
  • Enfermedades degenerativas del cerebro, asociadas a la destrucción de su estructura, el desarrollo de demencia y otros síntomas neurológicos.

¿Cuáles son los síntomas y qué tipos de afasia existen?

La sintomatología y la gravedad del trastorno depende de cada persona de manera individual. No hay dos personas que sufran afasia de la misma manera.

¿De qué depende?

Entre otras cosas, la localización y el alcance del daño en el cerebro, el deterioro preexistente de la capacidad lingüística y las características individuales. Por ejemplo, algunas personas con afasia pueden entender al interlocutor, pero no son capaces de encontrar las palabras adecuadas o construir un discurso fluido. Otros, en cambio, hablan mucho, pero su discurso es imposible o difícil de entender; para estas personas, la comprensión del lenguaje suele ser un gran reto.

La capacidad lingüística de la mayoría de las personas con afasia se sitúa entre estos dos extremos. Es importante destacar que, en las personas con afasia, el razonamiento, por regla general, permanece completamente intacto.  

Tal y como se ha señalado antes, la sintomatología depende, en mayor parte, de la localización de la lesión a nivel cerebral. Por tanto, la clasificación del trastorno también va a depender de lo mismo. A continuación, se presenta un cuadro en el que se resumen los tipos de afasia, sus características y las zonas afectadas a nivel cortical:

Tipo de afasiaÁrea lesionadaSintomatología
Afasia de Broca (motora-expresiva)Circunvolución frontal inferior del hemisferio izquierdo. Arteria orbitofrontal/prerolándica-Lenguaje no fluente -Anomia -Agramatismo -Dificultad en la repetición -Dificultad en la denominación -Leves problemas de comprensión
Afasia de Wernicke (sensorial-perceptiva)Circunvolución temporal superior, media, amgular y supramarginal.   Arteria temporal-Comprensión muy afectada (malinerpretación del mensaje) -Bruscos cambios de conversación -Parafasias fonológicas (palabras mal producidas) -Parafasias semánticas (palabras mal elegidas) -Neologismos (palabras inventadas) -Jergafasia (fluidez del habla exagerada y sin comprensión) -Repetición afectada -Denominación afectada -Constante intención de autocorregirse
Afasia de ConducciónDesconexión entre las zonas perisilvianas parieto-temporal y frontal (fascículo arqueado, lóbulo parietal inferior) Arteria parietal anterior-Incapacidad para repetir si no hay significado – Parafasias fonémicas y fonológicas (palabras mal producidas) -Dificultad para comprender palabras complejas -Poca retención de la información verbal
Afasia transcortical sensorialDesconexión entre los circuitos perisilvianos (inferotemporal) y la representación semántica de los conceptos (parietal) sin afectar al área de Wernicke. Arteria cerebral posterior-Alteración en el acceso al significado. -Problemas de comprensión -Parafasias semánticas, errores a la hora de elegir las palabras. -No hay problemas de repetición  
Afasia Transcortical MotoraDesconexión de las zonas frontales con los circuitos perisilvianos  -Falta de lenguaje espontáneo -Mutismo (en algunos casos) – Anomia – Lenguaje no fluido, frases poco elaboradas – Parafasias semánticas (palabra mal elegida= -Perseveraciones
Afasia transcortical MixtaLesión en las zonas limítrofes (fronteras de circuito vascular) de la circulación cerebral. Lóbulos frontal y parietal del hemisferio izquierdo-Dificultad para comprender -Dificultad para generar mensajes -Repeticiones involuntarias -Falta de espontaneidad  
Sordera pura de palabras o agnosia verbal puraCircunvolución temporal superior (alrededor del córtex auditivo primario) Respetan la corteza auditiva primaria.  -Incapacidad para reconocer los sonidos del habla a partir de la información dada -Comprensión verbal afectada -Comprensión visual preservada – Se sigue la secuencia del lenguaje pero de manera automatizada
Afasia globalTronco de la arteria cerebral media-Severas dificultades de comprensión -Severas dificultades de producción

¿Cómo y quién la diagnostica?

En primer lugar, un médico rehabilitador estudia la historia clínica del paciente y se recogen sus quejas sobre su bienestar como por ejemplo: duración de la anomalía, sensaciones específicas, acontecimientos anteriores, etc. Si el paciente no puede describir sus problemas, los familiares participan en el proceso de diagnóstico.

A continuación, se realiza un examen neurológico minucioso que consiste en el examen de la alteración del habla, evaluación anatomofuncional que puede determinar la persistencia de aspectos como caída de la comisura labial, cierre incompleto de los párpados, desviación de la lengua, debilidad en las extremidades y cambios en la naturaleza de los reflejos.  También se realizan pruebas de neuroimagen para determinar la localización de la lesión. Para ello se utilizan técnicas como:

  • Electroencefalografía para evaluar la actividad de diferentes partes del cerebro y sus cambios debidos a diversas enfermedades;
  • Resonancia magnética, que aclara la estructura del cerebro capa por capa, revelando posibles anomalías y rastros de hemorragias, inflamaciones, tumores, etc;
  • Angiografía por resonancia magnética para aclarar la integridad de los vasos y detectar aneurismas, estenosis, oclusiones y otros trastornos vasculares.

Después, el logopeda realiza su valoración para aclarar la naturaleza de la alteración del habla. Para ello utiliza una batería de tests estandarizados y cuestionarios. También su labor está en evaluar las funciones orofaciales no verbales para determinar si hay algún tipo de alteración relacionada con la voz, deglución, masticación y/o respiración.

Una vez recogidos todos los datos, dentro de un equipo multidisciplinar, compuesto por medico rehabilitador, fisioterapeuta, neurólogo, logopeda, psicólogo, terapeuta ocupacional; se establece un plan de intervención individualizado para recuperar las funciones perdidas o estimular las conservadas a modo de compensación.

¿Cuál es el tratamiento de afasia?

Una vez producida la lesión cerebral, muchas personas con afasia son hospitalizadas durante algún tiempo.  Desde allí ya es posible realizar el tratamiento, siempre y cuando el centro en el que se encuentre tenga ese recurso ofrecido. Una vez que reciben el alta hospitalaria, la mayoría de los afectados siguen necesitando el tratamiento que debe ser realizado por un logopeda durante un tiempo.

En ocasiones ocurre que tanto el afectado como la familia no tienen claro a quién pueden acudir para pedir ayuda. Hable con su médico sobre las opciones disponibles y solicite una valoración por parte del neurólogo que a su vez derivará a la rehabilitación logopédica.

En principio, cualquier persona con afasia puede someterse a terapia de lenguaje. La duración del tratamiento depende, entre otras cosas, del ritmo de recuperación del paciente, así como de las opciones de tratamiento y los recursos económicos y sociales.

¿Qué pronóstico tienen las personas afectadas por afasia?

Hay que tener en cuenta que una valoración y tratamiento precoz tienen un peso importante en la recuperación. Si hay un plan de intervención individualizado establecido, esta suele ser espontánea en los primeros meses tras la lesión, pero es frecuente que quede alguna secuela. Por este motivo es importante la ayuda por parte de los profesionales terapeutas. Sin un tratamiento oportuno y un seguimiento especializado, la afasia puede causar deterioro persistente, en el que hay una incapacidad para entender las palabras habladas y para formar el propio discurso;

problemas de adaptación social debido a la incapacidad de comunicarse y establecer contacto con los demás.

El objetivo principal de todos los terapeutas implicados en el plan de intervención es mejorar la calidad de vida, bien recuperando la lesión o estimulando las funciones conservadas a modo de compensación.

Mi familiar tiene afasia, ¿cómo me comunico con él?

Cuando aparece afasia, la capacidad del afectado para entender el discurso de otras personas o expresar sus propios pensamientos está alterada. Sin embargo, esposible que nos comuniquemos aprovechando al máximo las capacidades comunicativas que no están afectadas por el trastorno. Una persona con afasia severa normalmente sólo puede entender las palabras clave de un enunciado. Esto hace que a menudo la persona no entienda o malinterprete lo que se dice, porque no entiende el significado de otras palabras. A menudo, el afásico y nosotros pensamos que nos entendemos cuando en realidad no es así.

A continuación, presentamos al lector una serie de sugerencias si tiene algo que decir a una persona con afasia:

  • No tenga prisa, póngase cómodo e intenta captar la atención del afásico.
  • Comience con emisiones sencillas, hablando de usted o haciéndole una pregunta cuya respuesta ya conoce.
  • Hable despacio, usando frases cortas y enfatizando las palabras más importantes en su voz.
  • Si la persona con afasia tiene la lectura preservada, escriba las palabras clave en un papel.  Su interlocutor podrá  utilizarlas como pistas, o como una forma de estructurar un conversación.
  • Ayude a la persona con afasia a superar la barrera de la comunicación con indicaciones, gestos, dibujos o escritos. Anima a la persona a señalar, firmar, dibujar o escribir cosas.
  • Ayude a la persona con afasia usando un diccionario o un libro de comunicación.
  • Tenga paciencia. Es importante dar un margen de tiempo para la respuesta por parte del interlocutor para que pueda procesar bien la información. A veces tardan un poco más y otras veces les supone mucho esfuerzo.
5/5 - (2 votos)

Número de registro: 1793: Licenciada en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Experta en cosmética, tratamientos de belleza y Flores de Bach.