Farmacia Online
farmacia angulo blog 142

Anosmia: qué es, síntomas, causas, prevención y tratamiento

A la pérdida del sentido del oído se le conoce como sordera y a la pérdida de la vista se le llama ceguera. Ahora bien, ¿qué nombre recibe la ausencia total del olfato? ¡Anosmia!

Los cinco sentidos son sin duda un regalo maravilloso, porque aunque no son imprescindibles para la vida, la hacen más agradable. Así que, perder uno de ellos, como el olfato, y no poder percibir la exquisita fragancia de las flores, de los alimentos favoritos o el olor de nuestros seres queridos, es en realidad muy frustrante.

LADIVAL

Para quienes sufren esta patología es prioritario entender en qué consiste, sus causas y síntomas y más importante aún su tratamiento, sin embargo, debe ser también de interés para todos en general.

¿Qué es la anosmia?

Se entiende por anosmia a la incapacidad para percibir el olor o, al menos, la disminución significativa de la capacidad olfatoria. Por lo general, también disminuye la capacidad para percibir los sabores, de modo que, muchas veces se relaciona con la pérdida del sentido del gusto.

Algunos términos asociados con la anosmia son la hiposmia, que alude a la disminución en la capacidad para oler, o la hiperosmia, que se refiere a cuando se huele con mayor intensidad. Además, existen casos en que las personas son anósmicas solo para ciertos tipos de olores.

De acuerdo a la Sociedad Española de Otorrinolaringología, estudios recientes llevados a cabo en España indican que un 0,5% de la población sufre anosmia, mientras que un 17% padece hiposmia.

¿Qué ocasiona la anosmia?

Avene

Si se desea entender mejor cómo se produce la anosmia, primero hay que estudiar el funcionamiento del sentido del olfato. A este respecto, el olor es el resultado de inhalar partículas que se adhieren a los receptores de las membranas mucosas de la nariz, los cuales son capaces de detectar hasta siete olores esenciales y con la combinación de estos hasta 10.000 fragancias distintas.

Por otra parte, cuando se estimula el receptor, se envía un impulso nervioso a través del nervio olfatorio, que a su vez transmite información al bulbo olfatorio. Una vez allí, la información va a parar al hipotálamo y, finalmente, a la corteza cerebral para generar conciencia del olor.

Ahora bien, si la mucosa nasal, los nervios o las estructuras cerebrales implicadas en el proceso de percepción del olor se han alterado, se puede generar la anosmia en diferentes grados.

Por otro lado, podría decirse que, esta patología se origina cuando una inflamación intranasal impide que los olores ingresen en el área olfatoria. También puede presentarse cuando el neuroepitelio olfatorio o los filamentos, bulbos, trayectos o las conexiones centrales del nervio olfatorio están destruidos.

Patologías que pueden generar anosmia

La aparición de la anosmia puede deberse a varios factores, muchos de ellos asociados a problemas infecciosos e inflamatorios, reacciones alérgicas, tumores y deformidades en los huesos internos de la nariz.

Entre las patologías que limitan la entrada de aire a los receptores olfativos situados en la parte alta de las fosas nasales, se encuentran las siguientes:

  • Rinitis crónica.
  • Pólipos nasales.
  • Sinusitis aguda.
  • Enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer.
  • Desviación del tabique nasal.
  • Hipertrofia de los cornetes.
  • Los tumores nasales y cerebrales.
  • Traumatismos craneoencefálicos.
  • El síndrome de Kallman.
  • Enfermedad de Paget.
  • Síndrome de Sjögren.
  • Síndrome de Klinefelter.
  • Mal de Parkinson.
  • Covid-19.

Síntomas de la anosmia

La amplia variedad de causas probables de la anosmia hacen que el rango de síntomas que la acompaña sea muy grande, sin embargo, este hecho puede contribuir a la correcta identificación de las causas del déficit olfativo.

En las anosmias ocasionadas por razones infecciosas, el paciente suele presentar estos síntomas:

  • Pérdida del olfato
  • Malestar general
  • Fiebre
  • Rinorrea
  • Tos
  • Sangrado nasal
  • Mucosidad

Diagnóstico de la anosmia

Para obtener un correcto diagnóstico que conduzca a un tratamiento efectivo de la anosmia, es preciso consultar a un especialista en otorrinolaringología. El análisis que este profesional de la salud realiza permite valorar los síntomas acompañantes, investigar los orígenes de la falta de olfato, distinguir si es total o parcial e indagar antecedentes traumáticos.

Por lo general, se realiza un examen del interior de las fosas nasales con un rinoscopio para observar la mucosa nasal y detectar si está inflamada, si hay un exceso de mucosidad o si hay algún elemento que obstruya la vía nasal.

En función de lo que sospeche el médico, se realizan otras pruebas, como un análisis de sangre para detectar alguna deficiencia vitamínica u otra enfermedad, radiografías de los senos nasales, una resonancia magnética o una tomografía computarizada para evaluar problemas cerebrales.

Tratamiento de la anosmia

El tratamiento de esta enfermedad varía en función de la causa subyacente de la misma, como se explica a continuación:

  • Anosmia de origen infeccioso. Se trata con antiinflamatorios, antihistamínicos y, si es necesario, con corticoides intranasales y antibióticos. Las infecciones y la inflamación de los senos paranasales se tratan con inhalaciones de vapor, aerosoles nasales y antibióticos.
  • Anosmias de origen obstructivo. Como las causadas por pólipos nasales, tumoraciones o desviaciones del tabique nasal se corrigen mediante una intervención quirúrgica, también puede ser necesario en el caso de las sinusitis crónicas.
  • Anosmias por carencias nutricionales o de oligoelementos. Deben tratarse con el aporte de suplementos nutricionales que suministren lo que requiere el organismo.
  • Anosmias de origen neurológico. Su tratamiento es esencialmente el de la enfermedad neurológica de base.

¿Se puede prevenir la anosmia?

Sin duda se pueden adoptar un conjunto de medidas para prevenir la pérdida de olfato, entre estas se pueden mencionar:

  • Limitar la exposición a productos tóxicos.
  • Evitar el contacto con alérgenos.
  • No abusar de los espráis nasales que pueden afectar a la mucosa nasal, tanto los de vasoconstricción nasales como los usados como remedio sintomático de algunos tipos de alergia.
  • Hidratarse bien.
  • La vacunación antigripal, ya que el virus de la gripe es el causante de una buena proporción de casos de anosmias.

Recomendaciones para personas con anosmia

Es imprescindible que las personas con anosmia tomen en cuenta algunas medidas de seguridad en sus actividades cotidianas, como las que se indican ahora:

  • Ser cuidadosos con la conservación de los alimentos y sus fechas de caducidad.
  • Almacenar en espacios que sean fácilmente distinguibles los líquidos tóxicos.
  • Es mejor no usar gas ni líquidos inflamables.

No cabe duda, el sentido del olfato es crucial para diferenciar los sabores de los alimentos, porque aunque se perciben con el sentido del gusto, estas sensaciones tienen su origen en el olfato, de modo que, ambos están estrechamente vinculados.

Con prevención y tratamiento, si se amerita, se puede conservar la invaluable capacidad de percibir olores y con ella el mayor disfrute del privilegio de vivir.

5/5 - (3 votos)

Licenciado en farmacia por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Toledo y la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha: Nº de colegiado: 1793. Diplomado en nutrición humana y dieta. Técnico en Ortopedia. Especialista en nutrición deportiva.