Farmacia Online
diverticulitis

Diverticulitis: qué es, síntomas, causas, prevención

El sistema digestivo puede verse afectado por varios problemas de salud, uno de ellos es la Diverticulitis, también conocida como enfermedad diverticular

De acuerdo a ciertos datos estadísticos se estima que entre el 5-10 % de la población general tiene divertículos de colon. Esta patología es más frecuente en pacientes mayores de 50 años. 

LADIVAL

Cabe destacar que, en su etapa temprana no genera molestia y se le denomina diverticulosis. De hecho, se puede decir que se trata de 2 procesos patológicos que parten del mismo mal, pero que uno no causa síntomas (diverticulosis) y en el otro se presentan síntomas y complicaciones graves (diverticulitis).

En este artículo explicaremos con más detalles qué es la diverticulitis, causas y cómo prevenir esta enfermedad.

¿Qué es la diverticulitis?

La diverticulosis es divertículos, es decir bolsas (sáculos) que se forman en el colon y no generan molestias. La mayoría de los pacientes que lo padecen no presentan síntoma alguno. Es una patología que suele desarrollarse en pacientes mayores de 50 años.

Ahora bien, cuando estos divertículos que generalmente se desarrollan en el lado izquierdo del colon (sigma) se inflaman pueden generar dolor abdominal, náuseas y otros síntomas. En estos casos, el médico puede prescribir un tratamiento para aliviar los síntomas, lo que incluye reposo.

Entonces, podemos decir que cuando hablamos de diverticulosis nos referimos a la presencia de divertículos en el colon, pero cuando hablamos de diverticulitis, nos referimos a la enfermedad en su etapa crónica. 

Se trata de una enfermedad intestinal dolorosa que puede causar síntomas  y complicaciones debido a la presión interna del colon, por lo que presenta inflamación y en algunas ocasiones se infecta. 

Si no se atiende de forma correcta, puede causar complicaciones que pueden poner en riesgo la salud del paciente.

Causas de la diverticulitis

Avene

Los sacos o bolsas (diverticulosis) se desarrollan en el tracto gastrointestinal (GI), debido a una presión intraluminal. 

Esta situación da lugar a una pulsión de la mucosa (herniaciones). Así pues, hay ciertas causas que pueden incidir en la aparición de esta formación y luego la inflamación de los mismos.

  • Estreñimiento
  • Consumir carnes rojas en exceso
  • Una dieta baja en fibra
  • Una dieta rica en grasas, obesidad

Al parecer la formación de divertículos y la presión intraluminal está íntimamente relacionado con el estreñimiento, debido a la presión que hacen los pacientes al realizar deposiciones.

¿Cuáles son los síntomas de la diverticulitis?

Tal como hemos explicado anteriormente en la diverticulosis no se presenta síntoma alguno. De hecho, se estima que el 80% de los pacientes con diverticulosis son asintomáticos. Ahora bien, con relación a la diverticulitis, podemos señalar los siguientes síntomas:

  • Dolor abdominal continuo o intermitente.
  • Calambres o dolor en la parte baja del abdomen.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Cambio del ritmo intestinal, diarrea o estreñimiento.
  • Cansancio.
  • Náuseas y vómitos.
  • Sangrado diverticular en las heces, acompañado con mareo o debilidad.

Complicaciones la diverticulitis

En general, la diverticulitis se puede tratar en casa. Sin embargo, si el paciente no busca atención médica y deja extender los síntomas, pueden presentarse complicaciones, los cuales son:

  • Infección. Se puede desarrollar pus en las bolsas, causando infección.
  • Obstrucción. Puede darse una obstrucción intestinal.
  • Puede desarrollarse una peritonitis. Estos casos son graves, pues la bolsa de pus se rompe debido a la presión, dispersando el contenido en la cavidad abdominal. La peritonitis ha causado la muerte de casi un 40% de pacientes.

¿Cómo se diagnostica la diverticulitis?

Los síntomas asociados a la inflamación de los divertículos intestinales pueden ser similares a otras como el cáncer de colon. En tal sentido, se pueden realizar varios exámenes a fin de constatar de que se trata de esta patología y descartar las demás.

  • Colonoscopia. Este examen generalmente se realiza cuando ya ha pasado la inflamación, es decir cuando el dolor ha cesado debido a la deposición fecal o la expulsión de gases.
  • Ecografía, radiografías abdominales simples
  • Tomografía computarizada abdominal y pélvica

En ocasiones, se puede prescribir una prueba de embarazo a las pacientes femeninas para descartar que no se trate de un problema asociado a un posible embarazo.

Cabe destacar que, si los síntomas se vuelven severos o se complica será necesario la hospitalización con la finalidad de administrar antibióticos y analgésicos por vía intravenosa.

Tratamiento de la diverticulitis

Por fortuna, este tipo de padecimiento cuenta con tratamientos para aliviar los síntomas. En su etapa temprana, bastará con consumir alimentos ricos en fibra, fármacos antiespasmódicos con el fin de aliviar el estreñimiento o prevenir algunas complicaciones.

Ahora bien, la diverticulitis crónica requiere de reposo absoluto, antibióticos para bajar la fiebre, dieta líquida. 

Sin embargo, cuando el paciente no puede tomar por vía oral la medicación o el dolor es muy agudo se requiere hospitalización, por lo que el tratamiento es el siguiente:

  • Reposo en cama. El paciente debe evitar movimientos bruscos.
  • Hidratación vía intravenosa. Si el paciente puede consumir puede darse de beber vía oral.
  • Dieta absoluta. No podrá consumir ningún tipo de alimento hasta que el especialista lo considere apropiado.
  • Antibióticos. Esto es necesario para reducir la posible infección y bajar la fiebre. Generalmente se coloca vía intravenosa
  • Analgésicos intravenosos.
  • Sonda nasogástrica. Si el paciente presenta vómitos, espasmos intestinales o distensión abdominal, puede tratarse de una obstrucción intestinal, por lo que el uso de sonda será necesario para descomprimir el intestino.

En casos complicados o graves, se requerirá de cirugía u operación de emergencia.

¿Se puede prevenir la diverticulitis?

Aunque no se conoce con amplitud todas las causas que pueden favorecer el desarrollo de divertículos, lo que se sabe hasta ahora permite que se puedan tomar medidas preventivas para reducir la aparición de diverticulosis y luego diverticulitis. 

A continuación, compartimos algunos consejos preventivos.

  • Dieta saludable. Una dieta balanceada que incluya verduras, vegetales y frutas puede aportar fibra, lo que reduce el estreñimiento, una de las causas más frecuentes de diverticulitis.
  • Tomar líquido. El agua puede ablandar las heces, por consiguiente, se recomienda consumir al menos 8 vasos de agua al día.
  • Realizar ejercicios. Se recomienda hacer algo de ejercicio a diario, esto favorece el funcionamiento de los intestinos.
  • Evitar hábitos nocivos. Fumar o beber alcohol puede incidir en la aparición de bolsas intestinales, por lo que se recomienda evitar estas prácticas nocivas.

Finalmente, es de suma importancia evitar el estreñimiento, ya que se posiciona como el principal factor de riesgo. 

Hay que recordar que una dieta saludable rica en fibra solo será efectiva si se acompaña con suficiente líquido. La diverticulitis es una enfermedad que se puede prevenir, por lo tanto es necesario mantener buenos hábitos de vida.

5/5 - (4 votos)

Nº de colegiado: 1793: Licenciada en farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Experta en cosmética, tratamientos de belleza y Flores de Bach.