Farmacia Online
farmacia angulo blog 65

¿Qué son las hemorroides sangrantes y cómo tratarlas?

Según comentan algunos historiadores, el emperador francés Napoleón Bonaparte perdió la batalla de Waterloo en buena medida porque tenía un bulto rectal que le molestaba y le impidió dirigir su ejército con habilidad. Si es así, es comprensible, porque las almorranas sangrantes son muy dolorosas.

Hoy en día, este trastorno aqueja a casi el 80% de la población adulta en cualquiera etapa de su vida. En este artículo se abarcarán los tratamientos y recomendaciones más acertadas para atender esta afección, al mismo tiempo, se obtendrá más compresión de lo que esta implica.

Test antígenos de Farmacia Banner

Causas de Hemorroides Sangrantes

La Sociedad Estadounidense de Cirujanos de Colon y Recto informó que alrededor del 5% de las personas con hemorroides padecen de síntomas como dolor y sangrado. Si bien algunas ameritan tratamiento quirúrgico, la mayoría de las veces se pueden curar con tratamientos médicos.

Los especialistas definen la enfermedad hemorroidal como el producto de la inflamación de los vasos sanguíneos que se ubican dentro del plexo venoso anal y rectal. De acuerdo a su posición pueden ser internas o externas, cuando se produce una hemorragia en estas, estamos en presencia de almorranas sangrantes.

El sangrado que producen es de color rojo vivo y se presentan después de la deposición o recubriendo las heces, y a veces existe goteo que mancha el papel higiénico. Aunque no hay que alarmarse, es importante acudir al médico por las molestias que produce y para descartar enfermedades más graves.

Si existe un aumento de presión sobre las venas y tejidos de la pélvis y zona rectal o por el roce de las heces al salir, estas se inflaman, se abren y sangran. Ahora bien, las causas que desencadenan estos eventos intestinales pueden ser diversos.

A continuación, mencionaremos las más comunes:

  • Pueden ser el resultado de un esfuerzo excesivo a la hora de evacuar, por padecer de estreñimiento o de diarreas crónicas.
  • Avanzado estado de gravidez, donde el peso del feto presiona la zona pélvica.
  • La cirrosis hepática puede generar sangrado rectal.
  • Podría suceder después de realizar grandes esfuerzos físicos, como levantar objetos muy pesados.

¿Qué hacer cuando te sangran las hemorroides?

Test antígenos de Farmacia Banner

Cuando se padece de hemorroides externas, suele desarrollarse piel alrededor del ano que es muy dolorosa al tacto, y más si un coágulo de sangre o una trombosis se desarrolla dentro del saco de las hemorroides.

Si en tu caso, el sangrado después de las evacuaciones se ha hecho frecuente, entonces es el momento de considerar seriamente las medidas que debes adoptar para evitar más complicaciones, tales como, tener una dieta saludable e ingerir abundante agua.

En esta misma línea, en el mercado existen fármacos concebidos especialmente para aliviar significativamente los malestares que ocasionan las almorranas sangrantes. Más adelante se te explicarán cuáles son los más efectivos.

Por tal motivo, ahora se repasará algunos consejos ofrecidos por expertos en la salud, tanto para la prevención como para la mejora de los síntomas de la enfermedad hemorroidal.

Consumir mucha fibra

Con la finalidad de regular las deposiciones y evitar el tiempo en el inodoro, es recomendable consumir cereales, frutas y vegetales en porciones de 20 a 40 gramos diarios, esto contribuye a una mejor defecación. Es una medida preventiva para atacar el estreñimiento, que es una de las causas más comunes de las hemorroides.

En este sentido, tomar suplementos de fibra que no interfieran con otros medicamentos es otra medida ingeniosa. Una forma ideal de iniciar tu día es consumiendo Siken form breakfast copos salvado de avena, que contiene la energía de la avena y trigo, abundantes en fibra para ayudar al tránsito intestinal.

Hacer ejercicios y beber agua

Si te propones beber al menos un litro y medio o dos de agua, los intestinos llevarán agua a las heces, lo que hará más fácil las deposiciones.

En otro orden de ideas, resulta conveniente planificar una rutina de ejercicios que estimulen los movimientos peristálticos, es decir, los que efectúa el aparato digestivo para eliminar los desechos mediante la evacuación.

Entre los ejercicios que logran este cometido, se encuentran la respiración abdominal, que se lleva a cabo recostándose boca arriba con las piernas en flexión, y con las manos recogiendo las rodillas. También adoptando la posición del clavo, que se realiza acostado boca arriba, estirando las piernas hacia arriba mientras las manos descansan en la espalda.

Además, se sugiere practicar la natación, pues este ejercicio mejora la circulación sanguínea.

No levantes demasiado peso

A veces por tratar de ser súper hombres o súper mujeres, se paga caro el abuso. El caso es que, al levantar objetos muy pesados, se genera tensión adicional en la pelvis, haciendo que los vasos sanguíneos se estiren y haya acumulación de sangre.

De modo que, mejor no inventes, deja esas faenas a Superman, sé modesto y reconoce tus limitaciones físicas, así evitarás la posibilidad de que sangren tus hemorroides.

Emplear fármacos

Algunos de los más recetados para atender estas molestias son las pomadas a base de lidocaína. Por ejemplo, Anso pomada rectal, la cual contiene principios activos como el corticosteroide triamcinolona acetónido y pentosano polisulfato sodio, un anticoagulante que ayuda a la disolución de coágulos de sangre pequeños o Daflon, que reduce la hinchazón.

Cremas como estas han resultado muy efectivas a la hora de calmar el dolor rectal y anal, mientras que, otros medicamentos para las hemorroides reducen el tiempo de duración del sangrado. Sin embargo, conviene recordar que, las pomadas anestésicas deben aplicarse por pocos días a fin de que no se produzca irritación de la piel, sensibilidad o alergias.

Hacer baños de asiento fríos

Por años los que han padecido de hemorroides sangrantes, han comprobado que los baños de asiento con agua fría y la aplicación de hielo suministran alivio temporal de los malestares. Por supuesto, deben combinarse con tratamientos médicos, como los ya señalados.

Claro se requiere que te mantengas atento a los síntomas y al tiempo de duración. Si el sangrado persiste después de aplicar las medidas recomendadas con anterioridad, consulta de inmediato a tu médico, y especialmente si es mucho el sangrado o te ocasiona mareos y vértigos.

Por último, no asumas de inmediato que el sangrado rectal se debe a las hemorroides, y particularmente si observas cambios en tus hábitos intestinales o si las heces han cambiado de color. La razón es porque estos síntomas lo ocasionan otras terribles enfermedades, como el cáncer colorrectal y el cáncer anal.

4.5/5 - (19 votos)

Licenciado en farmacia por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Toledo y la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha: Nº de colegiado: 1793. Diplomado en nutrición humana y dieta. Técnico en Ortopedia. Especialista en nutrición deportiva.

Dejar comentario

  Acepto la política de privacidad

  • Responsable: Alfredo Carpintero Angulo
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Registro en mi Newsletter: Alojada en Mailchimp
  • Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Sered (proveedor de hosting de nutricionyfarmacia.es) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Sered. (https://sered.net/legal).
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.