Farmacia Online
Hongos

Hongos: qué es, síntomas, causas, prevención y tratamiento

Micosis, pie de atleta, hongos en los pies; hay distintas formas de identificar a esta infección fúngica tan común que provoca síntomas como picor, descamación y ardor en el área afectada. 

Los hongos son contagiosos y difíciles de eliminar. De hecho, cuando aparecen en los pies y no se atienden de inmediato, suelen extenderse a otras zonas, como por ejemplo las uñas. 

LADIVAL

Debido a la alta incidencia de esta afección,  es importante aprender a detectarlos y aplicar el tratamiento correcto para eliminarlos. Precisamente eso es lo que se trata en este artículo.

¿Qué son los hongos?

Los hongos son un grupo de microorganismos con características biológicas que los distingue tanto del reino vegetal como del animal.

Como no pueden sintetizar sus propios nutrientes, viven como parásitos, y son capaces de causar micosis en el ser humano, aunque en su mayoría, suelen convivir de forma permanente sin causar infecciones. Se han documentado más de 80.000 especies de hongos, de los cuales solo medio centenar pueden causar infecciones en seres humanos. 

Los hongos cutáneos pueden convertirse en patógenos y producir debilitamiento del sistema inmunitario, pudiendo afectar a cualquier órgano, pero son más frecuentes las infecciones llamadas micosis superficiales o dermatomicosis. 

Acerca de estas infecciones, la doctora Laura Sánchez Palau, del Grupo de Dermatología de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria dice: “Estas suelen ser de carácter benigno y afectan principalmente a las capas externas del cuero cabelludo, la piel, las uñas o las mucosas, por igual a ambos sexos, en todas las edades, aunque algunas de ellas con más frecuencia en la infancia”.

Tipos de hongos que causan enfermedades en la piel

Los hongos que ocasionan más enfermedades de micosis son las levaduras y los dermatofitos. Estas infecciones son más comunes en la temporada de calor, debido a que factores como la humedad y las altas temperaturas favorecen su crecimiento.

Las micosis producidas por levaduras suceden por una alteración de la microbiota, lo que lleva a la proliferación del hongo. Sin embargo,  las micosis  que suceden por acción de los dermatofitos son infecciones exógenas, es decir,  que se contagian por la transmisión de un animal u objeto a las personas.

Los hongos del género cándida, como la especie Candida albicans que genera la candidiasis, es la responsable del 90% de las infecciones cutáneas y mucocutáneas. 

En cambio, los dermatofitos, causantes de las tiñas o dermatofitosis, son hongos filamentosos con afinidad por tejidos que contengan queratina, ya que son capaces de metabolizarla y de esta forma colonizan el estrato córneo de la piel.

¿Qué ocasionan los hongos?

Avene

Entre las causas más comunes de la aparición de los hongos en la piel se encuentran la humedad retenida en las prendas de vestir y en el calzado de materiales sintéticos y el contacto con diversas superficies, como la arena.

En el periodo estival, cuando el calor y la humedad se hacen presente, aumenta la incidencia de contagios de hongos, y particularmente en lugares como las piscinas comunitarias, gimnasios o instalaciones deportivas con duchas (son paraísos para la reproducción de estos parásitos).

Otros factores asociados a las infecciones por hongos, que están relacionados con la disminución de las defensas inmunitarias, son estos:

  • Dieta inapropiada.
  • Higiene incorrecta de los pies.
  • Estrés.
  • Sudoración excesiva.
  • Empleo de prendas de vestir muy ajustadas.
  • Uso prolongado de fármacos inmunosupresores, como antibióticos y corticoides.

Síntomas que delatan la presencia de hongos

Los síntomas que manifiestan quienes padecen infecciones por hongos son estos: 

  • Dermatofitosis o tiña del cuero cabelludo. Caída del pelo, puntos negros en el cuero cabelludo, zonas escamosas y con picazón.  El pelo que se rompe cerca de la zona de la raíz. 
  • Pie de atleta. Produce un resquebrajamiento y dolor ubicado entre los dedos de los pies, picazón y piel en carne viva, decoloramiento y debilitamiento de las uñas y puede verse afectada la planta del pie. 

Tratamiento para los hongos

Tras el diagnóstico de un dermatólogo, se pueden indicar distintos tratamientos en función del tipo de hongos que se padezca, tales como: 

  • Intertrigo candidiásico. Para el tratamiento inicial de los casos leves se utilizan productos astringentes, antisépticos y secantes. Si los antisépticos no son eficaces, los fármacos más empleados son los derivados imidazólicos y ciclopiroxolamina en crema, solución, spray o polvo.
  • Candidiasis genital. Se emplean derivados imidazólicos como el clotrimazol o ciclopiroxolamina. Las cremas vaginales también pueden utilizarse para combatir las infecciones por el hongo candida. 
  • Candidiasis del pañal y en otras formas con un importante componente inflamatorio. En estos casos puede ser de alto rendimiento la asociación del antimicótico con un corticosteroide tópico de moderada o alta potencia, como betametasona o hidrocortisona aceponato.
  • Pie de atleta. La terbinafina antimicótica es muy eficaz. Otra opción es el clotrimazol, en formatos de ungüento, gel, crema, loción o polvo.
  • Hongos en uñas. El médico puede recetar un esmalte de uñas o cremas antifúngicas, así como tratamiento por vía oral.  

Medidas para evitar la aparición de hongos 

Los doctores Alexandra Perea Polak y Leandro J. Martínez-Pilar, de la Academia Española de Dermatología y Venereología, ofrecen los siguientes consejos para la prevención de los hongos:

  • Emplear calzado en los vestuarios, duchas y zonas comunes.
  • Ducharse antes y después del baño en la piscina.
  • Mantener secas las zonas de pliegues interdigitales, inguinales y submamarios con el uso de toallas. Secarse con cuidado después de lavarse, especialmente las zonas húmedas del cuerpo.
  • Efectuar una inspección continua de las uñas, plantas del pie y pliegues. 
  • No compartir ropa interior personal con otras personas.
  • Utilizar preferiblemente ropa de fibras naturales.
  • Evitar la ingesta de fármacos por largos períodos. 
  • Usar polvos antifúngicos en el calzado.

Los hongos están al acecho para afectar los pies o cualquier otra parte del cuerpo, y especialmente en las temporadas calurosas. Sin embargo, con buenos hábitos de higiene personal se pueden minimizar los riesgos de infecciones micóticas.

5/5 - (1 voto)

Licenciado en Farmacia por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Toledo y la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha: nº 1793. Diplomado en nutrición humana y dietética. Técnico ortopédico. Especialista en nutrición deportiva.